EL PORTAL DE LA MEDICINA LEGAL Y FORENSE

Lunes, 28 Septiembre 2015 15:10

Publicado en el BOE el nuevo "baremo de tráfico" que entra en vigor el 1 de enero de 2016

 

El pasado 23 de septiembre se ha publicado en el BOE la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema de valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación. La ley, que contiene el conocido como nuevo baremo de indemnizaciones por accidentes de tráfico, entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2016 y será de aplicación para los accidentes de trafico ocurridos a partir de esa fecha.

 

Entre las novedades que recoge la ley, cabe destacar en primer lugar el nuevo sistema para la estimación de las indemnizaciones en casos de muerte, lesiones permanentes (secuelas) y lesiones temporales, que se divide en la estimación del perjuicio personal básico, perjuicio particular y perjuicio patrimonial (que abarca el daño emergente y el lucro cesante) mediante las diferentes tablas que se pueden consultar en el anexo de la Ley.

 

Según estimaciones del propio Ministerio de Justicia las indemnizaciones por muerte se incrementarán de media un 50%, las indemnizaciones por secuelas en torno a un 35% y las debidas a lesiones temporales una media de un 13%.

 

En este sentido, si bien parece existir consenso en el hecho de que las indemnizaciones aumentarán en los casos de muerte, lesiones graves y muy graves, hay quien opina que la gran mayoría de lesionados, los que sufren lesiones leves, verán disminuida su indemnización. Lo que sí parece claro es que las indemnizaciones seguirán a la larga el mismo curso evolutivo que las pensiones, dado que éstas se actualizarán anualmente en función del índice de revalorización de las pensiones y no conforme al IPC, como se reclamaba al Gobierno desde algunos sectores. 

 

Uno de los ejemplos más gráficos de lesionados leves, por su frecuencia, son los que el nuevo baremo denomina "traumatismos menores de la columna vertebral" (que correspondería al conocido mecanismo de “latigazo cervical”). Dada la importancia y frecuencia de esta patología, no dudamos de que en los próximos tiempos se intentará delimitar términos clave recogidos en el texto como son: por un lado, el propio concepto de “traumatismo menor de columna vertebral”. Y por otro, los criterios que debería cumplir un informe medico para que se considere “concluyente” y así ser valido a efectos de reconocimiento de las secuelas derivadas de estos traumatismos.

 

Por último, anotar  que llama la atención que cuando el texto recoge los criterios de causalidad necesarios para indemnizar estos traumatismo como lesiones temporales (artículo 135) haya desaparecido la referencia a la “biomecánica” del criterio de intensidad. Mientras que en el proyecto de ley de abril se establecía la necesidad de una “adecuación biomecánica entre a lesión sufrida y el mecanismo de producción”, la ley tan solo habla de la “adecuación entre la lesión sufrida y el mecanismo de su producción”).

 

Pero además el texto de la Ley incluye otras novedades, algunas de las cuales afectan de lleno al funcionamiento de los Institutos de Medicina Legal (IMLs) y a las funciones de los Médicos Forenses (MF). Hablamos de la introducción de un proceso extrajudicial en la reclamación de daños personales (artículo 7). Según se recoge en el mismo, “en caso de disconformidad del perjudicado con la oferta motivada, las partes, de común acuerdo y a costa del asegurador, podrán pedir informes periciales complementarios, incluso al Instituto de Medicina Legal siempre que no hubiera intervenido previamente. Esta misma solicitud al IML podrá realizarse por el lesionado aunque no tenga el acuerdo de la aseguradora, y con cargo a la misma”. Es decir, que los MF pasaran a realizar informes a petición de particulares o de las mismas junto con las aseguradoras, al contrario de lo que ocurría hasta ahora.

 

¿Cómo se regulara esto? La ley remite a un futuro reglamento que precisará las cuestiones relativas  al procedimiento, así como las cuestiones sobre la solicitud, plazo y remisión de entrega del informe emitido por los IMLs. Además, establece que dicha normativa “garantizara la especialización de los Médicos Forenses en la valoración del daño corporal a través de las actividades formativas pertinentes”. No deja de sorprender este matiz cuando máxime cuando, al hablar del resto de los informes (periciales) necesarios para la determinación y medición de las secuelas  (artículo 37) no sólo no hace referencia a la especialización o formación de los peritos, sino que de hecho ni siquiera garantiza el carácter pericial de los mismos ("La determinación y medición de las secuelas y de las lesiones temporales ha de realizarse mediante informe médico ajustado a las reglas de este sistema").

 

Se introduce una segunda vía para facilitar la resolución del conflicto en casos de disconformidad con la oferta o la respuesta motivada: la mediación.

 

¿Y qué ocurre con el baremo sanitario?. Según se recoge en la disposición adicional tercera, el sistema de valoración regulado en esta ley “servirá como referencia para la futura regulación” del llamado baremo sanitario.

 

Te animamos a comentar estos y otros aspectos de la nueva ley en nuestro FORO.

 

Puedes consultar el texto completo de la nueva ley pinchando aquí (enlace al BOE).

 

Fuente: Red Forense.

Visto 1931 veces

Newsletter


Suscríbase a nuestra Newsletter para recibir novedades sobre cursos y noticias de Red Forense


© 2019 Red Forense. Portal de conocimiento y formación para profesionales de la Medicina Legal y Forense. Todos los derechos reservados.

Diseño web por GB Comunicación